He visto algunas listas por ahí que hacen mención a que este fue un gran año en cuanto a música se refiere. Puede que sí o puede que no, depende de la música que a usted le guste. Al parecer en cuanto a la música bailable y electrónica común y corriente (¿punchi punchi?), a la gente que disfruta dichas ramas le fue bien este año. Pero como no me interesan esos estilos, y por tanto no los critico ya que no los conozco, les traigo mi lista personal al margen de dichas corrientes (en la medida de lo posible).

De esta forma, en cuanto a la música que sí me atañe, la verdad es que hubo cosas bien interesantes. Aun cuando estuvo plagada de discos de bandas que ya me pudrieron como el Death Magnetic de Metallica, Chinese Democracy de Guns N’ Roses, Dig Out Your Soul de Oasis o el Viva La Vida Or Death And All His Friends de Coldplay (álbumes que no me daré ni la molestia de escuchar), puedo rescatar 3 registros de todo lo producido en el año que se convirtieron en álbumes de cabecera y que escuché una y otra vez sin aburrirme. Procedo a mencionarlos a continuación para luego otorgar las menciones honrosas y finalmente la “revelación” (disco de una banda que no conocía) del año.